La política principista ante la investigación social: un obstáculo para la ciencia transformadora.

Hoy tenemos el agrado de presentar un artículo escrito por una posteadora invitada. Ella es Valentina Vergara, estudiante de sociología de la Universidad de Concepción. En este ensayo, la autora aborda el tema de los apriorismos o principismos como ella los llama, en la investigación social, sean estos políticos y/o metodológicos. Pero la crítica a una preconcepción determinada no pasa por cuidar o defender una supuesta ciencia neutral u objetiva. Por el contrario, Valentina reivindica el carácter situado de la ciencia social, así como su potencial transformador. Por esto mismo es que destaca la importancia de la rigurosidad del/la investigador/a en la generación de conocimiento, de una ética de trabajo que, en última instancia, será una herramienta al servicio de la transformación social. Sin más preámbulos, les dejamos con un extracto del artículo:

La política principista ante la investigación social: un obstáculo para la ciencia transformadora.

Por Valentina Vergara Caro

Al igual que muchos estudiantes de sociología, decidí estudiar tal carrera para poder comprender la sociedad y así poder transformarla. Y aunque hoy en día esta idea es menos ingenua (entendiendo el lugar que le cabe a las ciencias sociales hoy en día y la imposibilidad de comprender a cabalidad la sociedad), mantengo el sustrato de tal idea, y por lo mismo entiendo la sociología como un ejercicio político.

Toda investigación está inevitablemente marcada por nuestras posiciones teóricas, por lo mismo ideológicas y así, por nuestras posiciones políticas. Tal afirmación tiene una consecuencia evidente: el proceso de investigación científica no es neutral ni mucho menos lo son sus resultados. Esto último ha representado, en muchas ocasiones, un peligro para las ciencias sociales, en tanto los estudiantes suelen entrar a la carrera portando convicciones y posturas políticas más o menos definidas, a las que muchos se apegan como si fuese una trinchera inamovible, haciendo una política en base a principismos, es decir en base a máximas que se anteponen a priori, y no en base a la confrontación de ideas y discusión verdadera. Si lo anterior lo trasladamos al ejercicio de la sociología resulta nefasto en tanto los estudiantes de sociología nos enfrentamos a la investigación con una postura igualmente rígida, apegados a los mismos principios inamovibles. Así, la intención de comprender la sociedad la sentimos como acabada en tanto tenemos una o dos máximas que nos sirven para comprender y explicar todo. A partir de esos principios pretendemos explicar las clases sociales en América Latina o comprender las relaciones que se dan entre médico y paciente. El resultado de todo ello, es en su mejor caso, un panfleto con argumentos que tienen la pretensión de ser científicos, o, en el peor de ellos, un mamarracho de ciencia que quedaría perfectamente descrita con la metáfora del lecho de Procusto, aquel bandido que tendía a sus invitados en una cama de hierro y los ajustaba al tamaño del mismo, sea estirándolos o cortando sus pies en los casos en que estos sobresalían de la cama. O sea, lo que se hace es una sociología forzada, en donde los hechos deben adaptarse a la teoría, haciendo una ciencia grotesca y alejada de la realidad.

Resulta más que evidente que esta actitud no hace otra cosa que obstaculizar el proyecto de comprender para transformar. Creo, entonces, que sólo nos acercaremos a esa meta en tanto estemos abiertos a conocer todo lo que se ha dicho, escrito y publicado. O sea que, si la intención es comprender (al menos parcialmente) la sociedad, debemos conocer cómo la han comprendido otros. De lo que se tratará será de adoptar una actitud pluralista, con la amplitud suficiente para incorporar elementos de otras teorías, pero también con la capacidad crítica para desechar otros, no de acuerdo a nuestros presupuestos, sino de acuerdo a la acción honestamente reflexiva guiada por el objeto de estudio de nuestra investigación. Esto correrá tanto para la teoría como para la metodología.

Puedes descargar el artículo completo y gratis.

Si también quieres colaborar con algún artículo, ensayo o comentario, lo puedes enviar a aportes@sociolegos.cl

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s