Universo 25 y el problema de la sobrepoblación.

En 1968, el etólogo John B. Calhoun llevó a cabo un experimento en el que diseñó un hábitat para ratones con todos los recursos necesarios para esta especie, en abundancia. El único limitante era el espacio, en cuanto la población creciera. Claramente, su objetivo era observar qué ocurría con las poblaciones cuando la escasez material no era un obstáculo. Introdujo entonces cuatro parejas de ratones que, hacia el día 104, comenzaron a procrear. La reproducción se dio en forma exponencial, por lo que, para el día 315, habían más de 600 ratones en el hábitat. En ese punto el crecimiento se comenzó a ralentizar, por falta de espacio: más de 300 machos competían ahora por conquistar y mantener territorios, sin los cuales no podían reproducirse. La agresividad aumentó y se hizo generalizada.  Para el día 520 la población llegó a 2.200 ratones que vivían en un universo caótico, violento y sin sexo. A partir de ese momento la población comenzó a decrecer hasta que pasado el día 600 se extinguió.

John B. Calhoun y el hábitat de los ratones
John B. Calhoun y el hábitat de los ratones

El colapso social era irreversible, y acabó en la muerte completa de la colonia. Según la explicación de Calhoun, los ratones habían dejado de ser ratones mucho antes de morir; lo que él denominó ‘la primera muerte’, el colapso del modo de vida ratonil, precedió y causó la segunda muerte, la física.  Para conocer más sobre el experimento puedes leer el artículo “Universo 25, la utopía fatal“, de Pepe Cervera. Este artículo termina mostrando un temor similar al de Malthus, en base a  los resultados del experimento. Las ideas de Malthus en la actualidad, están “superadas”, sino dejadas de lado.  No obstante, parecen ser aún sostenidas por entidades como el Banco Mundial y el FMI, a través del impulso de las llamadas políticas del desarrollo, particularmente dirigidas a  países del Tercer Mundo, implementando políticas de control de la natalidad, a cambio de la entrega de recursos económicos. Ahora, ¿por qué empiezan esto? Para que los países “subdesarrollados” no deviniesen en regímenes socialistas o comunistas. Y justamente las teorías marxistas sobre demografía, sostenían que un régimen político de carácter comunista prestaría las condiciones necesarias para que el control de la natalidad no fuese necesario. En este sentido, pareciera ser que el experimento “cae de perilla” para atacar con “fundamento científico” la “utopía comunista”.

Podríamos sostener que dicho experimento da cuenta de la disputa ideológica de la época, lo que resulta un tema tremendamente interesante para discutir: el rol de la ideología en la ciencia, o el peso de las circunstancias histórico-políticas en las preocupaciones y en el ejercicio de la ciencia, en sus diversos ámbitos.
Ahora, no obstante la crítica realizada, la preocupación por el tema de la sobrepoblación es factible. Lo importante, es que se hable de ello teniendo en cuenta justamente el uso de los recursos. O en nuestra realidad, el uso desigual de los recursos. ¿Cuánto consume diaramente un suizo o un norteamericano, versus un boliviano o un somalí? Claramente los primeros concentran el consumo de todo tipo de recursos, de manera insostenible, no obstante, ¿cuál es la medida tomada? Controlar la población en África y en América Latina. No se puede hablar de los problemas de la sobrepoblación, sin tener en cuenta la concentración de los recursos, mucho menos en el contexto de una economía globalizada. 
Puedes leer más sobre el experimento de Calhoun, en el artículo de Pepe Cervera, Universo 25, la utopía fatal.
Advertisements

4 thoughts on “Universo 25 y el problema de la sobrepoblación.

  1. En cuanto a la observación de cuanto consume un suizo vs un somalí.
    El experimento tiene muy en cuenta la desproporción generada en el aprovechamiento de los recursos y describe claramente, el comportamiento de quienes se ven privados de ellos obligados por los dominantes. Se que el post es viejo pero creo que vale la aclaración.

  2. En el experimento original, no había limitacion de recursos para los ratones. La única limitación era el espacio. En nuestra realidad todo está limitado y disminuyento: alimentos, espacio, energéticos, aire, hábitats, salarios, libertad… No es raro, entonces, que nos horroricemos al mirar la situación mundial. La Tierra es finita igual que sus recursos; la humanidad ha demostrado ser egoísta, el hombre es el lobo del hombre; la polución y sus consecuencias están fuera de contról y aumentan, sí, exponencialmente. Si no nos hacemos menos a tiempo, la suerte estará echada. En lo sicológico y sociológico, baste ver nuestras conductas de chacales.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s